Aprovecha las peladuras y restos de verduras

Y conviértelas en abono. Se puede hacer incluso en sitios pequeños con ayuda de las lombrices.