No compartas la cama

A pesar de lo adorables que son, casi siempre, los niños y las mascotas pueden llenar la cama y hacer que no haya sitio para moverse, impidiendo que obtengamos el descanso reparador que nos merecemos.